CIREF • Martes, 26 de Noviembre de 2013

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía viene realizando unas actuaciones de restauración del monumento natural "Los Sotos de la Albolafia" en Córdoba, que en principio deberían ser aplaudidas por el Centro Ibérico de Restauración Fluvial (CIREF). Lamentablemente no se ejecutan muchos proyectos de restauración fluvial en nuestro país, y menos en Andalucía, algo bastante común y frecuente en otros países europeos. También debemos manifestar, con el objetivo de sensibilizar e informar a la población en general, que a veces algunas actuaciones de restauración y mejora, en principio implican acciones que podrían parecer contrarias a los objetivos perseguidos, tales como tala de árboles, retirada de vegetación, incluso en ocasiones el uso de maquinaria pesada para determinadas labores. Sin embargo, si estás actuaciones están bien diseñadas y planificadas (retirada de árboles de especies no autóctonas, clareos de la vegetación mediante podas selectivas, etc.) y se realizan con las oportunas medidas para reducir su impacto ambiental, no deben asustar a nadie, pues más allá del escenario que reflejan en el momento de las obras, supondrán sin duda mejoras ambientales y paisajísticas a medio y largo plazo. No obstante, ante las críticas por parte de algunas organizaciones conservacionistas y ecologistas y ante la alarma generada en buena parte de la sociedad cordobesa, desde el CIREF hemos querido analizar las actuaciones llevadas a cabo y manifestar nuestra postura respecto a las mismas.

En primer lugar queremos insistir en aplaudir la valentía y decisión por parte de la Consejería de Medio Ambiente de abordar un proyecto de rehabilitación fluvial (pues en un tramo urbano como el que nos ocupa no se podría hablar de verdadera restauración) en una zona tan sensible pero que realmente tiene mucho potencial de mejora. Los Sotos poseen altos valores ambientales y están a la vista de toda la ciudadanía de Córdoba y de los múltiples turistas que la visitan, lo que da mayor impacto social a las actuaciones que se llevan a cabo. Sin embargo, vemos justificadas buena parte de las críticas que se vienen manifestando. Si bien se han retirado especies arbóreas no autóctonas, principalmente eucaliptos, es cierto que la vegetación de porte bajo si ha sufrido una eliminación masiva, que también afecta a especies autóctona como tarajes, sauces y plantas acuáticas de las orillas, que han dejado a las islas de gravas demasiado desnudas de vegetación. Esto no se corresponde con podas y clareos selectivos y deja totalmente desprovista de refugio a la fauna local. También deja los escasos árboles autóctonos que han quedado con menor protección frente a las crecidas. Las quemas del material vegetal se han llevado a cabo en pequeños apilamientos esparcidos por todo el área de trabajo, en lugar de trasladarlo fuera de esta zona (para un menor impacto sobre la fauna) o bien haber habilitado un único punto, el menos sensible, para estas tareas. En general, se ha producido una actuación masiva, en lugar de realizarse por fases distanciadas en el tiempo, que hubiese permitido clarear e ir mejorando la vegetación sin causar un impacto puntual tan elevado. Por otro lado, desconocemos si se ha tenido en cuenta el impacto que la eliminación de la vegetación tendrá sobre la dinámica fluvial. Es muy probable que a partir de estos trabajos, con las sucesivas crecidas, la zona de los sotos sufra fuertes modificaciones en la distribución de los sedimentos y gravas. Podrían llegar a desaparecer algunas islas y formarse en otros lugares, o sencillamente desaparecer. Todo dependerá de lo que finalmente se hayan modificado las masas de vegetación y su distribución en el cauce, así como también de las modificaciones del propio lecho del río mediante los dragados que se puedan llevar a cabo. También debemos criticar que no se haya promovido una participación previa suficiente y eficaz que habría generado mayor consenso social.

Emplazamos y animamos a la Consejería de Medio Ambiente a continuar con su voluntad de mejorar ambientalmente los ríos andaluces, pero demandamos más participación pública, más acciones de formación a nivel interno y externo, mejoras en el diseño y planificación de los proyectos, y que se trabaje con empresas que acrediten conocimientos y experiencia específica en ámbitos fluviales, tanto en la fase de diseño como de ejecución.


Imágenes

Trabajos de limpieza realizados Trabajos de limpieza realizados
CENTRO IBÉRICO DE RESTAURACIÓN FLUVIAL
Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio
C/ Pedro Cerbuna, s/n • Universidad de Zaragoza • 50009 Zaragoza
Web: www.cirefluvial.com • Correo electrónico:
Copyright 2022 © Centro Ibérico de Restauración Fluvial  •  CIF: G85631729
Desarrollo web: Sergiodelgado.net